1000 recetas

 

Disfruta cocinando con : 1000recetas.com

 

www.1000recetas.com

  

 

 

 

 

 

                       

                       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

alimentos y propiedades

 

pipas de calabaza

 

 

recetas

 Es un alimento que destaca por su alto contenido en vitamina E, ácidos grasos poliinsaturados, magnesio, vitamina B, vitamina B9, grasa, fósforo, selenio, cinc, calorías, ácidos grasos monoinsaturados, hierro, potasio, fibra, proteínas, vitamina B3, ácidos grasos saturados y calcio. El resto de nutrientes presentes en este alimento, ordenados por relevancia de su presencia, son: hidratos de carbono, agua, carotenoides, sodio y vitamina A.
La presencia de vitamina E confiere a las semilla de calabaza propiedades antioxidantes que ayudan a mantener la integridad de la membrana celular, protegiendo las células. Las propiedades antioxidantes de la vitamina E protegen, además de al sistema inmune, al sistema nervioso y al sistema cardiovascular evitando la destrucción de glóbulos rojos y la formación de trombos. Asimismo, esta vitamina protege al organismo frente a la destrucción de ácidos grasos, vitamina A, vitamina C y selenio, y frente al envejecimiento causado por la degeneración de tejidos que trae consecuencias como la falta de memoria.
El contenido de ácidos grasos convierten a las semilla de calabaza en una fuente de energía que ayudará a regular la temperatura corporal.
Al tratarse de un alimento rico en magnesio, contribuye a mejorar tanto el tono muscular como el neuronal, favoreciendo la transmisión de los impulsos nerviosos, y la contracción y relajación de los músculos. La presencia de magnesio, hace además, que las semillas de calabaza sean eficaces en el reforzamiento del sistema óseo y la dentadura, y muy conveniente para el sistema cardiovascular, ayudando a mantener estable el ritmo cardíaco y la presión arterial, protegiendo las paredes de los vasos sanguíneos y actuando como vasodilatador, evitando de esta manera la formación de coágulos. Además, con el magnesio, se aumenta la producción de glóbulos blancos para beneficio del sistema inmunitario.
Las semillas de calabaza constituyen un alimento con un significativo aporte de vitamina B1, por lo que participarán en la producción energética colaborando en el metabolismo de los carbohidratos.
Gracias al contenido de vitamina B9, las semillas de calabaza contribuyen a la formación de células sanguíneas y glóbulos rojos, ayudando a prevenir la anemia y a mantener sana la piel.
Debido al aporte de fósforo, las semillas de calabaza contribuyen a la mejora de determinadas funciones de nuestro organismo como la formación y desarrollo de huesos y dientes, la secreción de leche materna, la división y metabolismo celular o la formación de tejidos musculares.
Por su contenido en selenio, las semillas de calabaza refuerzan la protección contra enfermedades cardiovasculares a la vez que estimulan el sistema inmunológico. El carácter antioxidante del selenio, retarda el proceso de envejecimiento celular, a la vez que le confieren propiedades preventivas contra el cáncer.
Las semillas de calabaza, gracias a su contenido en zinc, resultan muy beneficiosas en el proceso de formación de los huesos, así como en el desarrollo de los órganos reproductivos, favoreciendo el funcionamiento de la glándula prostática.
Por ser un alimento rico en hierro (necesario para la síntesis de hemoglobina), las semillas de calabaza colaboran en la renovación de las células sanguíneas, posibilitando el transporte de oxígeno desde los pulmones hacia los diferentes órganos, como los músculos, el hígado, el corazón o el cerebro, siendo el hierro indispensable en determinadas funciones de este último, como la capacidad de aprendizaje.
Las semillas de calabaza destacan por su aporte de potasio, que junto con el sodio, se encarga de regular el balance ácido-base y la concentración de agua en sangre y tejidos.
Las semillas de calabaza, por su contenido en fibra, ayudan a que se den en el organismo las condiciones favorables para la eliminación de determinadas sustancias nocivas como colesterol o ciertas sales biliares, y colaboran en la disminución de glucosa y ácidos grasos en la sangre.
Por su relevante aporte de proteínas, las semillas de calabaza son idóneas para el adecuado crecimiento y desarrollo del organismo.
Por su aporte de vitamina B3 -o niacina- las semillas de calabaza intervienen en el proceso de transformación de energía a partir de hidratos de carbono, proteínas y grasas, y contribuyen a relajar los vasos sanguíneos dotándoles de elasticidad, a estabilizar los niveles de glucosa y ácidos grasos en la sangre, y a reducir el colesterol secretado por el hígado.
Como consecuencia de los niveles de calcio que presenta, las semillas de calabaza contribuyen al fortalecimiento de huesos, dientes y encías, y favorecen la adecuada coagulación de la sangre, previniendo enfermedades cardiovasculares, ya que el calcio ayuda a disminuir los niveles de colesterol en sangre. Este nutriente ayuda también en la regularidad de la frecuencia cardíaca y en la transmisión de impulsos nerviosos, contribuyendo a reducir la tensión arterial en personas con hipertensión. El calcio además, mantiene la permeabilidad de las membranas celulares, e interviene en el proceso de la actividad neuromuscular, entre otras funciones.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

contacto@1000recetas.com  sitemap Aviso legal
  Copyright © 2011-2020 "1000recetas.com". Reservados todos los derechos Política de Cookies Contacto