1000 recetas

 

Disfruta cocinando con : 1000recetas.com

 

 

 

www.1000recetas.com

 

 

       

 

 

Búsqueda

                       
                       

Búsqueda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

croquetas de gorgonzola

 

 

GRADO DE DIFICULTAD

TIEMPO

fácil (20 croquetas)

50 min.

INGREDIENTES

PREPARACIÓN

Para el relleno: 4 cucharas de harina, aproximadamente medio litro de leche, 100g de queso gorgonzola, aceite de oliva, sal, pimienta negra


Para el rebozado: 2 huevos, pan rallado, muesli sin frutas. Aceite de oliva para freír.

 

Lo primero que tenemos que hacer es la bechamel. Probablemente esto ya no tenga secretos para ti, pero por si aún se te resiste, aquí tienes algunos consejos. Ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva en una cazuela pequeña, y añadimos la harina, de forma suave, que no bien esparcida. Con ayuda de unas varillas, le damos vueltas para que no se queme. Enseguida absorberá el aceite, haciendo una bola. Seguimos dándole vueltas unos dos minutos, para que se tueste bien y nos de un buen sabor, y a continuación vamos añadiendo la leche. El truco para que no haga grumos es añadir la leche poco a poco: añadimos un chorro y damos vueltas enérgicamente con las varillas hasta que se absorba por completo. En ese momento añadimos más leche. Repetimos el proceso poco a poco, sin dejar de remover, siempre en el mismo sentido y con paciencia, hasta lograr la consistencia adecuada.
Como vamos a mezclarlo con el queso, que es muy cremoso y funde enseguida, necesitaremos una bechamel algo más espesa de lo normal, para que no se deshaga al freír las croquetas. La proporción que yo he usado es la que figura en los ingredientes, pero dependerá del tipo de harina utilizado, entre otras cosas. Cuando la tengamos lista, añadimos una pizca de sal y pimienta y el queso en trozos y damos vueltas con las varillas hasta que éste se deshaga por completo. Colocamos la bechamel en una fuente bien extendida y dejamos enfriar al menos un par de horas, terminando en la nevera, para que se endurezca bien

Una vez fría la masa, formamos las bolas. Estas deben ser pequeñas, ya que tienen un sabor intenso y así se disfrutan mejor: yo las he hecho de unos 2cm de diámetro. La masa nos va a quedar más pegajosa de lo habitual, pero aún así se trabaja bien. Una vez formadas las bolas, las pasamos por pan rallado, para que tengan más cuerpo.
Para rebozarlas, preparamos tres recipientes: uno con los huevos batidos, otro con el muesli y otro con pan rallado. Pasamos las croquetas por los tres, en ese orden, teniendo cuidado de que queden bien cubiertas en todos ellos. El último paso, el del pan rallado, es para cubrir bien cualquier hueco que nos quede del muesli y evitar que se salgan al freírlas.
Tan sólo queda freír, en aceite bien caliente. Debido al queso, es conveniente hacerlo en freidora, para que se hagan por todas partes a la vez y no haya que darles la vuelta. Así el relleno se quedará en su sitio, y mantendrán su forma. Si no tenemos freidora, podemos hacerlo en una cazuela pequeña o cazo: lo importante es que el aceite cubra por completo la croqueta al freírla.
Las colocamos un momento sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y servimos bien calientes para que sean aún más cremosas.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar labores analíticas. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso , si no aceptas nuestros cookies, por favor te rogamos abandones www.1000recetas.com  (Lee aquí la Política de cookies)

Copyright © 2012-2018 "1000recetas.com". Reservados todos los derechos